EL EXTRAÑO CASO DE LOS LIBROS VIVIENTES

mariacalcaño5

Terminé de leer Viaje al fin de la noche hace ya, si mal no recuerdo, más de siete meses. El libro, que sigue sobre mi mesita de estudio, no vuelve, aunque lo empuje, a la estantería. Naturalmente, allí es donde debería estar, con los otros. A veces lo abro y releo párrafos marcados. Me estremece, supongo, esa extraña mezcla de poesía y desolación, de mirada inquieta hacia la vida. No sé, amigo mío, qué tienen algunos libros, que no regresan a su lugar entre anaqueles; no vuelven, porque siempre quedan desperdigados por los rincones, estos libros que están vivos, respiran, jadean y tienen extraños estertores. Los libros de sangre en el cuerpo, me están salvando la vida, amigo mío. Sin ellos, ya me habría lanzado de cabeza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s